Proyecto de cumplimiento normativo e integridad

La introducción de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en 2010 y la inclusión de las sociedades públicas de carácter mercantil en este régimen con carácter general en el año 2015, supone un importante reto. Este nuevo marco legal incentiva que estas empresas dispongan de modelos de organización y gestión o programas de cumplimiento normativo para la prevención de la comisión de delitos y las consecuencias que, para la persona jurídica, se podrían derivar.

Las instituciones que generan confianza sólo pueden ser aquellas que actúan de manera coherente y consistente con las finalidades y valores que justificaron su creación. Desde el convencimiento de que esta integridad institucional no puede lograrse sólo con medidas de cumplimiento normativo, sino que también hay que adoptar otras basadas en los valores del servicio y la ética pública, a fin de dar prioridad a los intereses públicos por encima de los privados en el sector público, la Oficina Antifraude, junto con la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​la Universidad de Castilla-la Mancha y la Universidad de Vigo, han firmado un convenio de colaboración para realizar un estudio para promover una cultura de cumplimiento normativo y de integridad en diversa tipología de entes del sector público (sociedades mercantiles públicas, entidades públicas de carácter empresarial, consorcios) del ámbito de actuación de la Oficina Antifraude.

Este estudio se realiza conjuntamente con profesores e investigadores de estas universidades expertos en esta materia así como con participación de personal técnico de la Dirección de Prevención de la Oficina Antifraude. Además, se han incorporado expertos independientes en esta materia de la Universidad Abierta de Cataluña y de la Universidad de Módena (ITA), dado que el proyecto incluye un estudio de experiencias internacionales comparadas.

El estudio, que se ha iniciado el mes de febrero de 2020, debe servir para elaborar y desarrollar estándares de cumplimiento normativo y de integridad aplicables a la tipología de entes públicos que forman parte de el estudio.

Los modelos de cumplimiento normativo en el sector público deben ser incluso más exigentes que en el sector privado y deben ir más allá de la existencia o no de responsabilidades penales. La adopción de un programa de cumplimiento normativo debe servir para crear una cultura corporativa ética y de integridad, además, lógicamente, de cumplir con los principios que les sean de aplicación como entes del sector público en función del régimen jurídico de cada uno de ellos.

Este proyecto consta de varias fases y requiere la participación de algunas de estas entidades públicas. En una fase inicial, se ha seleccionado, de acuerdo con criterios territoriales, de tamaño y de dependencia de varias administraciones públicas, entidades a las que se dirigió un cuestionario para detectar riesgos y vulnerabilidades. Las 23 entidades públicas que respondieron el cuestionario, de las más de 70 al que se envió, participan en el estudio. La fase de entrevistas en profundidad de estas entidades se realizó durante los primeros meses de 2021 y ha finalizado en septiembre de 2021.

Fases del proyecto de cumplimiento normativo e integridad

En una fase posterior, está previsto que, previo análisis de la información obtenida, se elaboren unos estándares de cumplimiento normativo y de integridad referidos a la tipología de entes que participen en el estudio. La difusión de los resultados del estudio, complementado con sesiones formativas y de sensibilización, debe llegar a todos los entes públicos potencialmente destinatarios.

Este es un proyecto de largo alcance y ambicioso vinculado a la innovación y a la búsqueda en cumplimiento normativo e integridad. El objetivo es que, entre todos, seamos capaces de elaborar unas directrices comunes que nos permitan convertirnos en referentes de buenas prácticas a nivel nacional e internacional.

Oficina Antifraude de Cataluña Universidad Autónoma de Barcelona Universidad de Castilla-La Mancha Universidad de Vigo