El Director de Antifraude traslada al Presidente de la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament la necesidad de establecer más mecanismos de comunicación entre ambas instituciones

El Director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, ha planteado esta propuesta en el primer encuentro institucional con el Presidente de la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament de Catalunya, Jordi Terrades, que ha tenido lugar esta mañana en la sede de Antifraude

En el marco de este encuentro, el Director de la Oficina Antifraude ha mostrado la voluntad de establecer más mecanismos de comunicación con el Parlament de Catalunya para canalizar de manera permanente las estrategias, propuestas e iniciativas de Antifraude y mejorar así la transparencia y rendición de cuentas con la ciudadanía

El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, y el presidente de la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlamento de Cataluña, Jordi Terrades
El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, y el presidente de la CAI del Parlament de Cataluña, Jordi Terrades

13 de julio de 2021. El Director de la Oficina Antifraude de Catalunya, Miguel Ángel Gimeno, y el presidente de Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) del Parlament de Catalunya, Jordi Terrades, se han reunido esta mañana en la sede de Antifraude, donde han mantenido su primera reunión institucional. En el marco de este encuentro, Gimeno, ha trasladado al diputado Terrades la necesidad de establecer más canales de comunicación estables y sólidos con el Parlament, a través de los cuales, más allá de presentar los resultados anuales de la memoria de la oficina anticorrupción, se puedan canalizar las estrategias, propuestas y/o iniciativas y actuaciones impulsadas por Antifraude para poder ampliar su transparencia y rendición de cuentas con la ciudadanía.

El Director de la Oficina Antifraude ha manifestado la urgencia de retomar los trabajos de la ponencia de la Proposición de Ley de Protección de las Personas Alertadoras, que decayó al acabar la legislatura el pasado mes de diciembre, en el marco de la Directiva Europea que debe estar transpuesta el 17 de diciembre de este año. De acuerdo con la Ponencia citada, y fruto del consenso, Antifraude debe asumir las competencias como institución de protección de los alertadores. Gimeno ha remarcado que aunque Catalunya fue pionera en la creación de una institución como Antifraude, "ahora es el momento de ponernos al día con materia de lucha contra la corrupción y protección de las personas alertadoras" y recordó que otras comunidades ya tienen su propia ley. Gimeno también ha trasladado al presidente de la CAI, la voluntad de asumir competencias en materia de gestión de conflictos de interés.

En cuanto al reconocimiento de potestad reglamentaria a la Dirección de la Oficina Antifraude de Catalunya, Gimeno ha recordado que se presenta como necesario disponer de esta potestad para poder desarrollar la estructura organizativa de la Oficina y adaptarla a las nuevas necesidades. De esta manera se podrá mejorar de una manera ágil y eficiente el servicio público que Antifraude tiene encomendado para poder dar respuesta, por ejemplo, al incremento de denuncias que la institución ha experimentado en los últimos tres años y medio.

Gimeno también ha expuesto, en el marco de esta primera reunión institucional, la necesidad de llegar a un compromiso de todos los grupos parlamentarios inequívoco para la renovación de los cargos que ocupan puestos de relevancia institucional en los organismos de supervisión y control.

En este sentido, la Dirección de Antifraude ha reiterado su posicionamiento hecho a través de las Recomendaciones a los partidos políticos (documento emitido en el marco de las Elecciones al Parlament de Catalunya de febrero de 2021) donde se manifestaba que mantener sin cobertura adecuada a estos organismos debilita la capacidad que tienen de cumplir con eficacia sus misiones y debilita el sistema de pesos y contrapesos de nuestra democracia. En estas recomendaciones, se recuerda que la independencia y la imparcialidad en estos organismos es un atributo esencial que hay que garantizar ya en origen, es decir, en el mismo diseño normativo de los mecanismos de selección y nombramiento de los aspirantes.