Antifraude ha presentado la Guía interactiva de gestión de los riesgos para la integridad en la contratación pública en una sesión en línea

Los ponentes han presentado la guía, una herramienta práctica que recoge el trabajo realizado en los últimos años desde Antifraude en el ámbito de la contratación pública y los conflictos de interés

Guía interactiva para la integridad en la contratación pública

7 de octubre de 2020. La Oficina Antifraude de Cataluña ha organizado esta mañana la sesión en línea "Presentación de una herramienta para la gestión de riesgos". La presentación del seminario ha corrido a cargo del director adjunto de la Oficina Antifraude, Joan Xirau, y la ponencia ha estado a cargo de las técnicas de la dirección de Prevención de Antifraude, Anabel Calvo y Lara Baena. El jefe de Formación de Antifraude, Jordi Tres, ha sido el encargado de moderar el acto.

El director adjunto de la Oficina Antifraude de Cataluña, en su intervención, ha explicado el trabajo que ha hecho en los últimos años la institución con el proyecto Riesgos para la integridad en la contratación pública. "Hay que destacar dos razones fácticas que nos han llevado a sacar adelante este proyecto", ha dicho Xirau, "el 36% de las investigaciones de Antifraude están relacionadas con la contratación pública, y el 21% con los conflictos de interés, que a menudo también están vinculados con la contratación. Más allá de nuestra institución, constatamos que la contratación pública es sujeto de muchas investigaciones judiciales. Por lo tanto, debe ser un objeto de especial atención. Además, la Ley de contratación pública concreta actuaciones de vigilancia activa". El director adjunto de Antifraude ha puesto de relieve el trabajo conjunto de la propia institución con los profesionales públicos y las organizaciones de este ámbito "los méritos de la Oficina han sido los de saber preguntar bien. También hemos invertido muchos recursos, pero sin las aportaciones externas este trabajo no habría sido posible".

La técnica de Prevención de Antifraude y coordinadora del proyecto, Anabel Calvo, ha sido la encargada de presentar la Guía para la integridad en la contratación pública. La guía es una herramienta interactiva que permitirá gestionar los riesgos que conlleva este ámbito y garantizar que los recursos y la capacidad de decisión priorizan el interés público sobre los intereses privados. El proyecto va más allá del proceso de contratación en sí mismo porque "no sólo queríamos ver los factores que generaban riesgos para la integridad, también los factores que perpetúan estos riesgos", ha dicho Calvo. También ha destacado el trabajo de investigación que se ha hecho desde Antifraude, los talleres con servidores públicos, dos talleres de contraste con cargos políticos, y reuniones con expertos de la contratación pública en ámbitos de la obra publica o las tecnologías de la información.

Los ponentes del webinar Presentación de una herramienta para la gestión de riesgos

Acto seguido ha intervenido la consultora de Prevención de Antifraude, Lara Baena, que ha explicado los diversos usos de los recursos que ofrece la guía. "La guía interactiva se dirige a tres tipos principales de perfiles: los interesados ​​en la gestión de riesgos que se acercan en una primera toma de contacto, pueden encontrar en el menú inferior de navegación la explicación de los conceptos clave y preguntas y respuestas; las personas que llevan tiempo trabajando en la contratación pública y quizás han vivido una experiencia de riesgo, pueden navegar por las 12 áreas de riesgo y acceder a los listados de los riesgos que conllevan, ver ejemplos de prácticas irregulares y explorar los factores institucionales que suelen incrementar la probabilidad de que estos riesgos se materialicen; finalmente, al cada vez más numeroso grupo de personas encargadas de crear planes de integridad: responsables del cumplimiento normativo, responsables de servicios de contratación, miembros de comités éticos o directivos que quieren impulsar esta perspectiva preventiva. Para estas personas, hay un acceso especialmente diseñado para conocer el proceso y las fases del ciclo de gestión de riesgos, con materiales de consulta y herramientas para cada paso".

Después Baena explicó las 12 áreas de riesgo. La consultora de Prevención detalló que cada fase de contratación tiene cuatro áreas de riesgo. Las fases de contratación son tres: la fase de impulso y preparación, la fase de licitación, y la fase de ejecución. Por otra parte Baena dijo que en todas las áreas existen vulnerabilidades que hacen posibles los riesgos, los riesgos en sí mismos como no detectar conflictos interés u ofertas de sobornos, las prácticas asociadas y los factores de riesgo que pueden ser internos, que es donde la institución puede actuar, y los externos, que escapan al control. Sobre los factores de riesgo, Baena ha remarcado que pueden ser personales (comunes a las 12 áreas de riesgo), organizativos (debidos a posibles disfunciones organizativas), procedimentales, potenciadores (pueden animar a las personas vinculadas a incurrir en irregularidades, como por ejemplo un histórico de muchos casos de irregularidades), y perpetuadores, que son los mecanismos que hacen posible que el acto irregular se repita en el tiempo.

Por otra parte, Anabel Calvo explicó las diversas fases del proceso de gestión de riesgos y la importancia de su aplicación porque "el riesgo cero no existe, las instituciones que gestionen los riesgos estarán más blindadas y preparadas ante estos casos". La técnica de Prevención ha detallado que la primera fase es aquella de identificación, que comienza con la creación de un listado de los riesgos probables, y que la guía ofrece herramientas y recursos que lo facilitan y explica los pasos a seguir para alcanzar el objetivo con un recordatorio de cuál debería ser el resultado. Calvo ha explicado que la segunda fase es la de análisis, donde se analizan las razones que hacen probable que los riesgos puedan llegar a ser, y que la tercera es la de evaluación, que permite diseñar medidas preventivas y contingentes. La coordinadora del proyecto ha finalizado su intervención explicando la fase de tratamiento, la cuarta, que es donde se planifican las medidas que se deben llevar a cabo, y la quinta y última fase de seguimiento, que debe ser periódico y debe permitir valorar la efectividad de las medidas.

Una vez terminadas las ponencias se ha iniciado un turno de preguntas y respuestas, donde el jefe de Formación de Antifraude, Jordi Tres, ha dicho que "iniciar un proceso de identificación de riesgos en la contratación pública es un síntoma de fortaleza y valentía de una institución pública". La consultora de Prevención de Antifraude, Lara Baena, ha destacado que "un proceso de gestión de riesgos tendrá 'tempos' diferentes en función de la cultura organizativa, del grado de compromiso por parte de los responsables de la institución y añade que es un trabajo de fondo que termina generando un cambio".

El director adjunto de Antifraude, Joan Xirau, ha cerrado el acto destacando la importancia del expediente electrónico en el proceso de contratación pública y ha reclamado una mayor profesionalización de las personas responsables de los procesos contractuales.