El director de Antifraude afirma que la transparencia y un sistema integral de prevención son claves para evitar la corrupción

El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, ha dicho que una gestión integral de los riesgos es tan importante en el sector privado como en el público durante la conferencia inaugural de la XIX Jornada técnica de auditoría que ha organizado el Colegio de Economistas de Cataluña y el Registro de Economistas Auditores

El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, el decano del Colegio de Economistas, Anton Gasol, y el presidente de la Comisión de auditores de cuentas, Emilio Álvarez
El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, el decano del Colegio de Economistas, Anton Gasol, y el presidente de la Comisión de auditores de cuentas, Emilio Álvarez

El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, ha comenzado su intervención presentando la actividad de la Oficina, en su doble vertiente de prevención, de acuerdo con los compromisos de la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción (UNCAC ), y de investigación, con las limitaciones derivadas de la actual legislación. Gimeno ha dicho que los principios de transparencia y prevención que impulsa la Oficina Antifraude de Cataluña en el sector público catalán son igualmente inspiradoras para las empresas privadas.

La primera parte de la ponencia se ha centrado en las virtudes de la transparencia, que como ha dicho Gimeno "es un escudo contra la corrupción, ya sea en el sector público o en el privado". El director de Antifraude ha analizado las correlaciones entre transparencia y eficiencia económica, a que se refieren autores como Manuel Villoria, ya que los costos de transacción se disparan con la opacidad. También ha distinguido entre la transparencia proactiva (publicidad activa), consistente en la publicación de la información, y la reactiva o pasiva (derecho de acceso), referida a la obligación de entregar la información a quien la solicita.

El director de la Oficina Antifraude también ha destacado la importancia de la prevención y la necesidad de implantar planes de integridad en todas las organizaciones. Considera que no basta con un paquete normativo, sino que hace falta un proceso de información y sensibilización previo y otros acompañamientos para impregnar la cultura de la organización y el conjunto de su actividad. "Es importante que las empresas dispongan de códigos de conducta, formación y protocolos de protección de los alertadores ante posibles actos ilícitos" dijo Gimeno. "Es necesario que nos centremos en el riesgo, en gestionarlo de manera integral".

El director de Antifraude se ha referido especialmente a los canales de denuncia y la denuncia interna, como una de las principales fuentes de información a la hora de detectar los puntos débiles de una organización. "Es necesario invertir en prevención para evitar futuros daños en la reputación de la empresa. Los canales de denuncia deben formar parte de un sistema integral preventivo", ha aseverado Gimeno. El director de Antifraude ha puesto en valor la tarea auditora, tanto con respecto a la información financiera como la no financiera -incorporada por la Ley 11 / 2018- y ha alentado a los profesionales a ejercerla con integridad y gestionar los conflictos de interés que pueden comprometer su imparcialidad.

El director de Antifraude ha hecho estas reflexiones ante los más de 170 auditores que participaban de manera presencial o a través de videoconferencia en la jornada de formación incluida en la normativa de auditoría vigente. La Oficina Antifraude de Cataluña considera que la implicación del sector privado es decisiva para una buena gobernanza, orientada a la consecución del bien común. Es por ello que promueve las buenas prácticas empresariales, impulsa mecanismos de autorregulación -como políticas de RSC, estándares éticos o mecanismos de transparencia-, actividades de sensibilización y acciones de formación.