El director de Antifraude y el consejero Solé analizan como garantizar la integridad pública en el contexto de la COVID-19

Gimeno traslada al consejero Solé la necesidad de implementar en todas las instituciones púbicas un portal de transparencia específico sobre la COVID-19 y garantizar un rendimiento de cuentas posterior de los entes públicos durante esta crisis para preservar los derechos de las personas

Solé avanza al director de la Oficina Antifraude de Cataluña que se implementarán buzones éticos a partir de octubre y un sistema integral de protección de personas alertadoras

El director de Antifraude y el consejero Solé se reunen telemáticamente

20 de mayo de 2020. El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, se ha reunido esta mañana con el consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Bernat Solé, para analizar las recomendaciones que ha elaborado Antifraude en relación a la crisis de la COVID-19 recogidas en el documento "Prevención de riesgos en el ejercicio de potestades públicas durante la crisis de la COVID-19. Recordatorios, recomendaciones y recursos para el fomento de la integridad".

Gimeno y Solé han hablado de cómo alinear las políticas de integridad de la Generalitat con las recomendaciones inmediatas y de futuro de Antifraude, teniendo en cuenta la nueva situación en el contexto de COVID-19, y como establecer líneas de colaboración para garantizar el fomento de la integridad pública en las actuaciones del Gobierno.

Los grandes ejes de trabajo fijados son el fomento de la ética, la transparencia, la rendición de cuentas y la protección de las personas alertadoras. Gimeno ha insistido en la reunión en la necesidad de implementar en todas las instituciones púbicas, sin excepción, un portal de transparencia específico sobre la COVID-19 con una información completa, clara y de fácil búsqueda. En este sentido, el secretario de Transparencia y Gobierno Abierto, Jordi Foz -que también ha asistido a la reunión, junto con el director adjunto de Antifraude, Joan Xirau- destacó la apertura de espacios específicos con información sobre la COVID- 19 en diversos ámbitos y con formatos óptimos tanto para el estudio de los datos como para una fácil comprensión; unos espacios que la secretaría se ha comprometido a mantener vivos y actualizados. Gimeno también ha remarcado la importancia de garantizar un rendimiento de cuentas posterior de los entes públicos durante esta crisis para preservar los derechos de las personas, particularmente de aquellas más desfavorecidas.

En cuanto a las recomendaciones de la Oficina Antifraude de Cataluña sobre el fomento de la ética en la Administración, se ha acordado seguir aplicando las actuaciones más ambiciosas que marca la Estrategia de lucha contra la corrupción aprobada por el Gobierno el mes de enero. En este sentido, el Departamento encabezado por Solé impulsará la modificación del acuerdo de gobierno del código de conducta, la implementación de los buzones éticos a partir de octubre y la puesta en marcha de un sistema integral de protección de personas alertadoras. Este sistema permitirá acotar los derechos de las personas alertadoras y garantizará su confidencialidad y anonimato para evitar posibles represalias profesionales.

En la reunión también ha asistido el responsable de proyectos de lucha contra la corrupción del Departamento, Roger Buch, la responsable del gabinete de dirección de Antifraude, Sara Vidal, y la jefe de Gabinete del consejero Solé, Marta Brik.