El director de Antifraude comparece en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlamento de Cataluña para rendir cuentas sobre los informes de la Sindicatura

Miguel Ángel Gimeno comparece a petición propia tras el informe ampliado que difundió la semana pasada la Sindicatura de Cuentas sobre los ejercicios 2010-2018

Miguel Ángel Gimeno durante la comparecencia ante la CAI

11 de noviembre de 2020. El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, ha comparecido esta mañana ante la Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) del Parlamento de Cataluña a petición propia para rendir cuentas sobre los informes emitidos por la Sindicatura de Cuentas sobre la institución. El primer informe corresponde al ejercicio de 2015 y el segundo informe, emitido el pasado 4 de noviembre, se circunscribe a los ejercicios 2010-2018.

 

Gimeno ha explicado en su comparecencia que ha querido comparecer ante el Parlamento de Cataluña después de haberse hecho público el último informe para rendir cuentas sobre los extremos que expone el mismo. En este sentido, Gimeno ha asegurado que Antifraude es parte del procedimiento abierto que hay en el Tribunal de Cuentas para pedir el resarcimiento del dinero que de manera indebida cobraron parte del antiguo equipo directivo de la institución. En este sentido, ha querido apuntar que ya cuando se remitió el informe de la Sindicatura al Tribunal de Cuentas se añadió la petición, no aparecida en el informe de la Sindicatura, de resarcir unas percepciones por antigüedad cobradas por la anterior directora adjunta que se consideran que no debería haber cobrado. Por otra parte, Gimeno ha querido puntualizar que Antifraude ha recuperado del ex responsable de recursos humanos casi 40 mil euros que habría cobrado de manera indebida después de haber hecho la reclamación pertinente.

 

Gimeno también ha asegurado con contundencia que las incidencias, que en el primer informe de fiscalización de la Sindicatura de Cuentas aparecieron como extremos a solucionar, se han subsanado si la solución ha estado en las manos de Antifraude. "Nuestra intención cuando llegamos a la dirección de Antifraude era saber cuál era la situación de la institución. Por eso pedimos a la Sindicatura que nos fiscalizara. De aquel informe, una parte estaba en nuestras manos solucionarlo y lo hemos hecho."

Gimeno ha mencionado que los altos cargos de Antifraude no cobran complementos de calidad ni tampoco los trienios generados en la Oficina. Sobre el personal de la Oficina, ha recordado que ahora cobran el complemento de calidad bajo parámetros objetivos, tal y como se hacía constar en el informe de fiscalización sobre el ejercicio de 2015. El director de Antifraude también ha dicho sobre estos informes "como ustedes ya tienen los informes y nuestras alegaciones saben que hemos solucionado muchas otras cosas que apuntaba aquel primer informe."

Gimeno ha proseguido su comparecencia con una reflexión "Aquel primer informe nos llevó a preguntarnos ¿Qué se habría podido hacer para evitar que se produjeran aquellos cobros que ahora están en el Tribunal de Cuentas? Y no hay una única respuesta seguramente, pero creemos que los mecanismos de control externos fallaron. "

"Desde el ejercicio 2010 hasta el tercer trimestre de 2015 el oyente de cuentas hizo un informe anual de cierre económico y presupuestario de la Oficina, mediante control financiero permanente, en el que informó de la conformidad en la forma y el contenido de las cuentas presentadas" ha añadido Gimeno.

Por otra parte, también ha afirmado que ese primer informe no hacía referencia a otros extremos sobre la institución que ahora sí que constan en la ampliación conocida la semana pasada. "Unos elementos -ha aseverado- que nos han generado una situación de inseguridad y que nosotros creemos que son elementos técnicos y de interpretación de las normas que rigen Antifraude."

Gimeno ha expuesto que estos extremos que han aparecido en la ampliación del informe de la Sindicatura afectan a los derechos retributivos de los trabajadores e impactan en las retribuciones que ya hace 10 años que cobran, en referencia al complemento de calidad.

En esta línea, el director de Antifraude también se ha mostrado sorprendido sobre la interpretación que se hace sobre el pago de trienios a algunos de los trabajadores de la Oficina. Gimeno se ha mostrado contradicho por la interpretación de la Sindicatura que los trienios generados por los funcionarios que trabajan se deban pagar a precio de Oficina, independientemente de donde se hayan devengado. Sobre esta posición de la Sindicatura, Gimeno ha dicho "podría originar un incremento de costes en la Oficina de más de medio millón de euros al año, aparte de posibles retrasos, y aparte de proyectar unas importantes desigualdades internas entre el personal funcionario y el personal laboral."

Gimeno ha propuesto modificar un artículo de las Normas de actuación y régimen interior de Antifraude para subsanar aquellos extremos que apunta la Sindicatura. En este sentido, ha remarcado a los miembros de la CAI que esto sólo lo pueden hacer ellos porque esta normativa es de rango parlamentario.

El director de Antifraude, Miguel Ángel Gimeno, ha asegurado que si no hay otra alternativa "la Oficina aplicará las indicaciones de la Sindicatura de Cuentas en cuanto a las retribuciones de sus trabajadores, a pesar de que representarán una disminución de sus retribuciones y consideramos que no están justificadas."

Gimeno ha finalizado su intervención diciendo "hay que acabar con esta situación de inseguridad, que nosotros no percibíamos, y parece que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas tampoco. No sólo hablamos de incrementar muy sustancialmente los gastos de Antifraude si debemos aplicar este extremo. Hablamos que ponemos en peligro la paz social que habíamos conseguido en los últimos años en nuestra institución. Y también les diré que nosotros queremos continuar trabajando con la confianza de la ciudadanía. Creemos que después de unos cuantos años, la hemos recuperado. Tenemos más denuncias y actuaciones de investigación que nunca. En prevención también estamos haciendo un gran trabajo con contratación, conflictos de interés, alertadores, recientemente con las recomendaciones específicas para afrontar la contratación durante la pandemia de la COVID-19, y un largo etcétera, pero no es necesario que les diga que cada vez que aparecen noticias como las de la semana pasada, nuestra credibilidad, nuestro valor como institución queda tocado."