Antifraude explica los procesos que hacen posible la normalización de prácticas irregulares, fraudulentas o corruptas en las organizaciones

La Oficina Antifraude de Cataluña publica el documento Factores potenciadores y perpetuadores de los riesgos, donde se abordan factores situacionales relevantes relacionados con el contexto ético que presenta cada institución

La publicación es la octava y última entrega de la serie Documentos de trabajo del proyecto "Riesgos para la integridad en la contratación pública"

La primera fase de este proyecto culminará con el próximo Informe de diagnosis, que recogerá todo el trabajo hecho de este proceso conducido por el equipo del proyecto y las aportaciones de los lectores de los Documentos de trabajo

Factors potenciadors i perpetuadors dels riscos

9 de septiembre de 2020. La Oficina Antifraude presenta el Documento de trabajo núm. 8 titulado Factores potenciadores y perpetuadores de los riesgos, que concluye el análisis de los factores institucionales de los riesgos para la integridad en la contratación pública. Con esta última publicación, se abordan factores situacionales relevantes, relacionados con el contexto ético que presenta cada institución.

El documento presenta factores de riesgo relacionados con el tipo de liderazgo, la cultura y la memoria organizativas, y las dinámicas de grupo y de influencia social que tienen influencia sobre la toma de decisiones individuales y colectivas, en la medida en que contribuyen a potenciar (factores potenciadores) o perpetuar (factores perpetuadores) los riesgos en la contratación y en cualquier otro ámbito de actuación pública.

Para facilitar la plena comprensión de cómo operan estos factores, esta última publicación comienza explicando los procesos que hacen posible la normalización de prácticas irregulares, fraudulentas o corruptas en las organizaciones.

Con esta publicación termina la serie Documentos de trabajo con el que la Oficina Antifraude ha querido divulgar y debatir con el sector público de Cataluña los riesgos en el abastecimiento público de obras, suministros y servicios, así como los factores institucionales que los generan, los potencian y, una vez materializados, facilitan su perpetuación.

Conclusiones del documento

La investigación académica coincide en señalar que, una vez normalizadas determinadas prácticas, resulta extraordinariamente difícil desarraigarlas desde dentro. Por ello, la mayor parte de las veces hay un toque de atención extremo, generalmente en forma de exposición mediática o de investigación por parte de órganos externos con competencias de control, supervisión o enjuiciamiento, para conseguir poner en marcha cambios significativos y revertir la corrupción o las transgresiones normalizadas.

Para no llegar a normalizar este tipo de prácticas, la Oficina Antifraude de Cataluña defiende que la mejor forma de gestionar los riesgos de corrupción, fraude y cualquier transgresión de la legalidad y fomentar el compromiso con los valores y principios de la ética profesional pública es a través de un compromiso sólido con la prevención. Ser proactivos en lugar de reactivos.

En el ámbito de la contratación pública, ser proactivos implica identificar los riesgos de forma rigurosa y lo más objetiva posible, analizar y evaluar los factores específicos que inciden en esa organización, y diseñar e implantar las medidas preventivas necesarias para reducir la probabilidad de que aquellos riesgos se materialicen. Esto se puede trasladar a otros ámbitos y funciones públicas como la actividad de fomento, la gestión de personas, el urbanismo o la gestión del patrimonio y el presupuesto de un ente público, por ejemplo.

El Informe de diagnóstico cerrará la primera fase del proyecto "Riesgos para la integridad en la contratación pública"

El proyecto «Riesgos para la integridad en la contratación pública» nace a partir de las directrices de trabajo que el director de la Oficina Antifraude presentó en el Parlamento de Cataluña en diciembre de 2016. Entre las prioridades estaba la de elaborar un informe monográfico que analizara los riesgos en la contratación pública.

Este proyecto tiene dos grandes fases. En la primera, Antifraude está llevando a cabo las actuaciones de detección y análisis, que culminarán con un diagnóstico de los principales riesgos en materia de contratación en el sector público de Cataluña. En esta primera fase, la Oficina se ha dirigido a los servidores públicos que impulsan, gestionan o supervisan la contratación con las publicaciones de la serie Documentos de trabajo y con el objetivo último de hacer partícipes del debate y enriquecer esta fase de análisis que concluirá con el Informe de diagnosis.

Otro producto tangible derivado del trabajo en esta fase es la Guía interactiva de gestión de los riesgos para la integridad en la contratación pública, que se convierte en una herramienta ágil y accesible donde se sintetiza toda la información obtenida y facilita la metodología de gestión de riesgos mediante instrumentos de fácil aplicación.

En la segunda fase, la Oficina Antifraude, en ejercicio de su potestad indicativa y basándose en los resultados de la primera fase, formulará las propuestas a los poderes públicos que faciliten la tarea preventiva, así como las recomendaciones y herramientas de apoyo para la mejora en la gestión de estos riesgos por parte de las instituciones.